¿Mindfulness para runners?

Son de sobra conocidos los beneficios de correr. Es bueno para el corazón y también para la mente. Sin embargo hay muchos beneficios que estamos perdiendo cuando nos deslizamos a un estado semi-consciente al realizar ejercicio. Es bastante normal dejar vagar los pensamientos cuando estás corriendo, sin enfoque.

Recuerdo cuando salía a correr por el río seco de Valencia. Primera hora de la mañana ya con un sol radiante. La tierra verde y aún húmeda de rocío desprendía un olor cautivador. Otras personas desconocidas en la misma actividad y la grandeza de los árboles eran mi compañía. Recuerdo la sensación indescriptible de fuerza vital que sentía. La ráfaga de chispazos luminosos que recibía mi corteza cerebral. El ímpetu que sentía mi espíritu y que duraba todo el día. Creo que la naturaleza nos brinda una fantástica oportunidad de apreciar la vida cuando va unida a un estado de atención plena. ¡Definitivamente lo que hacía era meditación en movimiento!

 

¿Qué dicen los maestros?

El lama tibetano Sakyon Mipham es también corredor de maratones. Ha escrito un libro sobre el tema titulado en su versión original «Correr con la mente de la meditación». Nos dice «Siempre he encontrado una relación natural entre el correr y la meditación. Correr puede ser un apoyo para la meditación. Y la meditación puede ser un apoyo para correr «. Y también escribe que durante la práctica de la atención plena, al dejar ir los pensamientos sin luchar contra ellos, “estás desarrollando la capacidad de dirigir tus pensamientos y enfocarlos en el objeto de tu elección”.

Los primeros pasos de una carrera normalmente no se sienten muy bien. Cuesta arrancar. Pero una vez que enfocas la atención en la respiración todo se torna diferente. El mindfulness o atención plena en español, es estar consciente de lo que hay dentro y alrededor de nosotros en el momento presente. Estar aquí y ahora. Debemos aprender a escuchar nuestro cuerpo. Porque la contemplación de las sensaciones de lo físico se convierte en una contemplación de lo espiritual.

La forma más común de practicar la meditación de atención plena implica prestar atención a la respiración. Al concentrarse únicamente en la respiración, entrenas el “músculo” de la atención. Cómo suena la respiración, apreciar como el aire fluye por tus fosas nasales y llena de aire los pulmones. Inevitablemente otros pensamientos surgen en la práctica de la atención plena. No luches contra ellos, sólo obsérvalos sin juzgar y déjalos ir.

 

Algunos tips para practicar mindfulness corriendo

  • Antes de salir a correr siéntate unos instantes. También puedes hacerlo mientras te preparas y te pones las zapatillas. Escucha tu cuerpo y tu estado de ánimo. Observa cómo te sientes emocional y físicamente. ¿Ansioso o confiado? ¿Cansado o lleno de energía?¿Tienes algún dolor o molestia?… Esto te ayudará con la práctica habitual a dibujar intuitivamente patrones de respuesta más hábiles . Respira profundamente tres o cuatro veces. Esto te ayudará a enfocarte y te ofrecerá la sensación de conexión con la tierra.
  • Cuando comiences a correr mantén la conciencia plena en todo lo que te rodea y en tu reacción física. Observa cómo responden tus piernas. Observa cómo la respiración se acelera. Observa también tu mente. Conforme avances en la carrera observa si te has establecido en un ritmo constante y equilibrado. Fluye en él. Si sientes alguna molestia física, lleva tu atención a esa zona, no luches contra ese dolor y sencillamente desaparecerá. Puede sorprenderte cómo el hecho de tomar conciencia de un dolor y no verlo como algo separado de ti, hace que se disuelva.
  • Así sea que corras por diversión o te lo estés tomando más en serio, dividir la carrera por objetivos te la hará más agradable. Encontrarás este ejercicio mucho más manejable si lo divides en secciones. Obviamente, cuanto más larga sea la distancia en la que pretendes concentrarte, más difícil será mantener tu atención plena. Hazte chequeos regulares para comprobar que mantienes la atención en todo el trayecto.
ॐ ॐ ॐ