Descripción

Balasana o postura del niño/bebé es una poderosa postura de descanso y relajación.

Asana de nivel básico por la sencillez de su ejecución, es sin embargo una gran aliada contra las molestias de espalda y cuello y los momentos de estrés. Esta postura nos recuerda a la posición del feto en el útero materno durante la gestación, aportándonos sosiego y confianza en su realización. Es una asana de entrega a la madre tierra, haciendo que sea una postura de interiorización y restauración que nos brinda descanso y serenidad interior. Usa Balasana como tu lugar de retiro para esos momentos después de una confrontación o un día abrumador y probablemente cambie tu perspectiva.

Envuelto en esta asana y en tan sólo unas pocas respiraciones notarás maravillado cómo cambia toda tu perspectiva. Pura magia natural.

Es una de las primeras asanas que aprendes en la práctica de yoga. Esta postura es comúnmente utilizada como transición para descansar entre diferentes asanas o series de flexión posterior o extensión, por ejemplo la postura de la Cobra. En mi caso me gusta también realizarla para relajarme cuando tengo unos minutos en cualquier momento del día. Sin duda indispensable en mi práctica diaria por los numerosos beneficios que ofrece.

Beneficios

Físicos

  • Estira las vértebras. Relaja la zona lumbar hasta el hueso sacro eliminando tensión de la espalda baja y liberando presión de los discos vertebrales.balasana1
  • Tonifica y equilibra el sistema nervioso y restaura el cansancio.Flexibiliza la columna, caderas, muslos y tobillos.
  • Descansa los pies.
  • Mejora la postura y estira los hombros y el cuello.

Mentales y Emocionales

  • Alivia el cansancio emocional equilibrando la vitalidad interior.
  • Calma la mente y alivia el estrés.
  • Aumenta la claridad de pensamiento porque abre espacios en el organismo que se cierran o bloquean por tensión.
  • Realizada antes de dormir induce a un sueño tranquilo y reparador.
  • Estimula el sexto chakra o Ajna al quedar el entrecejo apoyado en la esterilla, lo que aporta una maravillosa sensación de paz.

Precauciones

  • Durante el embarazado asegúrate de separar bien los muslos para no presionar el abdomen.
  • Si tienes diarrea mejor no realizarla.
  • Si tienes molestias en las rodillas realiza la postura con precaución o si te duelen mucho consulta con tu médico.

Ejecución paso a paso

  1. Siéntate de rodillas sobre los talones con los pies juntos. Es cómodo que una planta del pie quede sobre la otra o el pulgar del pie quede sobre el otro, haz lo que sea más cómodo para ti, recuerda que es un asana de descanso. Mantén la espalda recta y la barbilla en paralelo al suelo. Los brazos relajados a los lados. Separa un poco las rodillas si es necesario hasta sentirte cómodo. Inspira.
  2. Espira flexionando el tronco desde la pelvis hacia delante hasta descansar la frente en el suelo y llevando en el mismo movimiento los brazos hacia atrás con las palmas de las manos hacia arriba. Suelta el peso del cuerpo. Los glúteos quedan apoyados en los talones y el abdomen y el pecho sobre las piernas. Los hombros caen suavemente hacia el suelo relajados y las manos quedan a la altura de los pies. Si la frente no llega al suelo puedes usar un cojín o manta enrollada que te sirva de soporte.
  3. Respira pausadamente, siempre por la nariz para oxigenar bien el cuerpo, cada vez más larga y lentamente. Centra tu atención en el suave masaje que produce tu respiración en la zona abdominal. Aprovecha este momento de reposo para visualizar como la respiración elimina tensiones físicas y emocionales. Puedes incluir un mantra que te guste (om, gracias, sat nam, etc) y repetirlo mentalmente acompasado con la respiración. Esto te ayudará a mantener la postura durante más tiempo y a aquietar la mente. Si quieres también puedes añadir un leve balanceo de la frente descansada en el suelo, esto te brindará un masaje liberador de tensión en la zona. Observa tu respiración y recuerda que el abdomen se extiende al inspirar y se contrae al espirar. Permanece en la postura el tiempo que quieras y te sientas cómodo.
  4. Para salir de la postura inspira llevando la cabeza hacia el pecho y apoyando las manos a la altura de los hombros. Levántate suavemente con la espalda recta y sin forzar el cuello. Recuerda que la suavidad en los movimientos es muy importante 😉

Variante de Niño o Balasana

Manteniendo el cuerpo en Balasana extiende los brazos hacia delante, primero con los codos flexionados descansando en el suelo. Tras varias respiraciones, levanta ligeramente los codos y estira los brazos llevando las manos tan lejos como puedas, las palmas descansan en el suelo. Si te es más cómodo puedes elevar ligeramente la cabeza. Trata de estirar la columna suavemente tramo a tramo empezando por la parte baja. Variante de Balasana/Postura del niñoPuedes combinar alguna respiración manteniendo el aire en los pulmones por unos segundos mientras concentras la atención en la zona de la espalda donde sientas molestias o tensión. Concéntrate en la respiración. Puedes mantener esta variante durante 10 respiraciones y volver a la posición de descanso Balasana. Esta variante aumenta el estiramiento de los costados y de la columna.

ॐ ॐ ॐ