Descripción

La postura del Pez o Matsyasana es un asana de nivel básico. Es una postura de estiramiento cómodo que ayuda a respirar más profundamente y a liberar tensión de la espalda, cuello, pecho y hombros. Matsyasana contrarresta la curva hacia adelante de los hombros que muchas personas experimentan cuando pasan mucho tiempo sentados frente al ordenador o conduciendo. Empuja la parte superior de la espalda y los hombros en una dirección diferente ayudando a imprimir un nuevo patrón postural.

El Pez abre el chakra del corazón, que es el centro energético que está en el centro del pecho. El chakra del corazón es el centro de tu ser, donde se integra tu cuerpo físico con tu cuerpo mental y espiritual. También es el lugar donde el amor crece y florece. Por lo tanto, realizar este asana disminuye los sentimientos de ira, miedo o amargura. Es una postura energizante.

Beneficios

Físicos

  • Regula las glándulas tiroides y paratiroides.anatomía.matsyasana.post
  • Estira el cuello y los músculos del pecho.
  • Estira el abdomen, los músculos intercostales y el psoas.
  • Alivia las molestias abdominales.
  • Fortalece y tonifica la columna vertebral, la parte superior de la espalda y los glúteos.
  • Mejora la postura.
  • Combate el asma y la bronquitis.

Mentales y emocionales

  • Produce sensación de apertura y expansión, disminuyendo los sentimientos negativos.
  • Reduce la timidez y los problemas de expresión, favorece la creatividad.
  • Aporta paz interior.

Precauciones

  • Evita realizar este asana si te duele la cabeza y tienes migraña o si tienes alguna lesión en la espalda baja o el cuello.
  • No realices esta postura durante el embarazo.

Ejecución paso a paso

  1. Acuéstate boca arriba con las piernas rectas. Mete tus manos bajo los glúteos con las palmas hacia abajo.
  2. Inhala. Presiona los antebrazos contra el suelo, endurece el abdomen y levanta la cabeza y los hombros hasta poder ver los dedos de los pies. Luego levanta el centro del pecho hasta crear un arco en la espalda. Toma el peso de tu cuerpo en los brazos a medida que bajas lentamente hacia el suelo la coronilla o parte superior de la cabeza.
  3. Exhala. Activa todos los músculos de las piernas y abdomen para mantener la postura con fuerza sin forzar la espalda baja. Aprieta los glúteos y presiona los talones hacia el suelo. Debes sentirte como si alguien te estuviera levantando desde el corazón y el resto del cuerpo permaneciera anclado en la tierra. Asegúrate de mantener el cuello suave y sin forzar.
  4. Mantén la postura firme de 5 a 10 respiraciones.
  5. Para salir de la postura: Inhala levantando la cabeza mientras sostienes el peso de tu cuerpo con los brazos y los músculos abdominales. Exhala posando lentamente la cabeza en el suelo. Libera las manos de una en una. Descansa un momento tumbado y para contrarrestar la flexión puedes entrar en Balasana o postura del niño.

Nota:

Si no te sientes cómodo dejando caer la cabeza hacia atrás, intenta descansarla sobre una manta enrollada o un bloque de yoga mientras estás en la postura. De la misma forma, debajo de la espalda baja. Para una versión más fácil, dobla las rodillas y coloca las plantas de los pies en el suelo. Para hacerlo un poquito más difícil, puedes juntar tus manos en posición de oración delante del corazón.

Variante de Matsyasana o Postura del Pez

variante.Matsyasana.postEsta variante es más difícil y requiere mayor flexibilidad. Comienzas sentado en la postura del Loto, inclinas el cuerpo hacia atrás y continúas como en Matsyasana.

 

 

 

ॐ ॐ ॐ