¿Qué es Prana?

Prana se refiere a la energía sutil esencial que subyace a toda la realidad. Por lo tanto se puede entender como la energía vital que da vida al cuerpo y lo mantiene sano, vibrante y vivo. Prana no es sólo la fuerza vital básica, sino que es también la forma fundamental de toda la energía que trabaja en el nivel de la mente, el cuerpo y la vida. Podríamos decir que todo el universo es una manifestación de Prana, el poder creativo de todo lo que es, el origen de todo lo que existe. Esta energía adopta distintas formas según su calidad y frecuencia vibratoria.

La energía pránica está en constante movimiento durante toda la vida. No es sólo en seres humanos, animales o plantas, sino también en los océanos y montañas, minerales y bacterias. La parte más pequeña de un átomo tiene prana. Donde hay prana hay movimiento, crecimiento, cambio y actividad y donde no hay prana no hay actividad. El prana está en la atmósfera en una suerte de iones positivos y negativos que continuamente rebotan, migrando y reintegrándose, debiéndose establecer un equilibrio entre ellos.

La mente moderna tiene una tendencia irresistible a responder a la pregunta: -qué es prana- tratando de interpretar el prana en base a los modelos teóricos de la ciencia con los que ya estamos familiarizados. Pero no hay que confundirse:

  • Prana no es aire. No es oxígeno. Está en el aire pero no es un elemento químico.
  • No es ningún componente nutritivo en particular de los alimentos que comemos. El prana sustenta y está impregnado en la materia, pero no es la materia.

Concepto y tradiciones

La energía vital es llamada Prana -en sánscrito, ‘energía primaria’-  en las tradiciones hinduistas, energía Chi en las tradiciones chinas, Qi o Ki en las tradiciones japonesas, Mana en las polinesias y un largo etc. Esta energía es también comúnmente llamada aliento de vida o fuerza vital. Podemos encontrar referencias a esta energía en todas las tradiciones desde el principio de los tiempos. El término griego ‘pneuma’ significa espíritu, a la vez que aire. En hebreo, ‘ruaj’ tiene exactamente la misma doble acepción de aire y espíritu. El -aliento de vida o espíritu-  fue insuflado por las fosas nasales de Adán en el principio de la creación según la tradición cristiana. El mismo concepto existe en la filosofía persa y en tantas y tantas otras.

 

prana-respiración

 

Prana en nuestro cuerpo

Hay una vieja historia védica sobre Prana en los Upanishad:

Las cinco facultades principales de nuestra naturaleza -la mente, el aliento (prana), el habla, el oído y la vista- estaban discutiendo entre sí cuál de ellas era la mejor y más importante; Esto refleja el estado humano ordinario en el que nuestras facultades no se integran, sino que luchan entre sí, compitiendo por su dominio sobre nuestra atención (…).

Para resolver esta disputa decidieron que cada uno saldría del cuerpo y verían cuál era la ausencia más notable. El habla fue la primera facultad que salió del cuerpo, pero el cuerpo siguió vivo siendo mudo. A continuación, la vista se fue, pero el cuerpo siguió vivo siendo ciego. Luego el oído se fue, pero el cuerpo siguió vivo siendo sordo. La mente se fue, pero el cuerpo siguió vivo estando inconsciente. Finalmente el aliento comenzó a salir y el cuerpo comenzó a morir y las otras facultades comenzaron a perder su energía. Así que todos ellos se apresuraron a pedirle a Prana que se quedara, elogiando su supremacía. Claramente el aliento ganó el argumento. Prana da energía a todas nuestras facultades, sin la cual no pueden funcionar. La moraleja de esta historia es que para controlar nuestras facultades la clave es el control de Prana.

En la ciencia occidental, la naturaleza de la vida sigue siendo un misterio. En el entendimiento yóguico, la diferencia entre un cadáver no lesionado cuyos órganos y músculos están perfectamente intactos pero sin vida, y un ser humano vivo sano, es simplemente la presencia o ausencia de esta «energía vital».

«puede definirse como la energía integradora que coordina las moléculas físicas, las células, etc., y las mantiene unidas como un organismo definido». (Powell, A. E. (1882) The Etheric Body)

 

¿Cómo se obtiene el Prana?

Existen básicamente tres fuentes principales: el Sol, el Aire y la Tierra.

Recibimos el prana de forma más abundante a través del aire que respiramos. Pero también con los alimentos que comemos o el agua que bebemos. Lo absorbemos de otras formas también, como a través de la piel.

Sol

Absorbemos prana del sol cuando nos exponemos a él. Del mismo modo que la ausencia total de sol es dañina para la salud, demasiado sol, también puede dañar el cuerpo. Los párpados absorben eficazmente la energía del sol, apenas unos minutos mirando hacia el sol con los ojos cerrados es una buena técnica.

Aire

nadis, chakras

Principales Chakras y Nadis (Ida, Pingala y Sushumna)

El prana del aire es absorbido por los centros de energía o chakras del cuerpo energético, a través de la respiración.

Los centros de energía psíquica llamados chakras corresponden con los centros nerviosos masivos del cuerpo. Estos vórtices de energía, nos conectan con la energía no física del universo (prana) y están conectados entre sí en nuestros cuerpos mediante canales energéticos llamados Nadis, a través de los cuales circula la energía vital. La función de los chakras es la recepción, acumulación, transformación y distribución de dicho prana.

A menudo los canales de energía están débiles u obstruidos. Por esta razón la energía no puede fluir eficaz y libremente y los chakras se encuentran desbordados, bloqueados o cerrados. Un estilo de vida poco saludable, traumas emocionales, desconocimiento o inmadurez evolutiva pueden ser sus causas.

Existen dos formas de enfermarse. Por causa directa, en forma de lesiones, infecciones, envenenamiento etc o a través de la somatización física de las tensiones emocionales y mentales. Muchas terapias como el yoga, la acupuntura, la aromaterapia, etc. trabajan en la mejoría del flujo de energía. Todos los esfuerzos que hace el yogui para aumentar, almacenar y manipular esta fuerza que da vida, forman el área del yoga llamada pranayama.

Tierra

El prana de la tierra es absorbido inconsciente y automáticamente por las plantas de los pies. Caminar descalzo por tanto, aumenta la cantidad de prana absorbido de la tierra.

Hay muchas otras fuentes secundarias de prana, como el agua, los árboles (prueba abrazar un árbol!), las plantas y los alimentos, especialmente los alimentos frescos. Podéis imaginar la diferencia que existe en cuanto a cantidad de prana, entre una manzana recién cortada del árbol o una manzana en conserva. Los alimentos procesados no sólo pierden muchos de sus nutrientes, sino que apenas contienen prana.

ॐ ॐ ॐ