Debemos aprender a escuchar nuestro cuerpo. Porque la contemplación de las sensaciones de lo físico se convierte en una contemplación de lo espiritual…