Despertarse motivado los lunes para (en el mejor de los casos) ir a trabajar  puede llegar a ser difícil… Si eres de los que libra una lucha permanente con los lunes, aquí he reunido algunas ideas sobre cómo prepararse y afrontar un lunes más feliz y saludable. Sácale bandera blanca a los lunes!

 

PREPARA EL DOMINGO

 

  • Come más ligero y saludable

Lo que comemos es un gran factor que contribuye a cómo nos sentimos. Trata de desintoxicar un poco el cuerpo si has tenido comidas copiosas o bebido alcohol durante el fin de semana. Hazte un buen zumo de fruta fresca por ejemplo. Si tienes oportunidad de salir a algún lugar con aire fresco, mejor que mejor. El contacto con la naturaleza te revitaliza cuerpo y mente.

  • Haz un ritual relajante

Regálate un tiempo para ti. Un largo baño relajante con sales o aceites esenciales, cocinar sin prisa algo sabroso, cuidar las plantas o leer tu libro o revista favorita con una taza de té son sólo algunos ejemplos. Elegir tu propio ritual relajante y calmante te ayudará a sentirte positivo y también transformará el domingo por la tarde en uno de tus momentos más preciados de la semana.

 

prepara el domingo.lunes.post

 

  • Medita o practica la atención plena

Toma un momento durante la tarde del domingo para sentirte agradecido. Seguro que hay mil razones para sentirte así. Puedes comenzar con sólo 10 minutos de centrarte en tu respiración. No sólo te ayudará a reducir la ansiedad o el desánimo típico de los domingos por la tarde, sino que te hará sentir bien y te ayudará a poner en perspectiva la semana que entra. Usa este momento para contemplar una semana maravillosa por delante.

  • Haz un mini plan

Este paso no te tomará más de 10 minutos y notarás la diferencia. Haz una lista de las cosas importantes que debes hacer durante la semana entrante. Tareas en el trabajo, emails por responder, amigos a quienes llamar, citas médicas etc. Este pequeño gesto hará que el lunes te despiertes con la mente más despejada.

 

 

A POR EL LUNES

 

  • Despierta y respira

Cuando suene el despertador abre los ojos, sonríe y levántate. Este es el peor día para quedarse esos “cinco minutitos más” en la cama. Abre la ventana y respira tres veces profunda y lentamente, esa inyección de oxígeno te llenará de energía. También puedes reducir la cantidad de café que tomes el lunes por la mañana. Demasiada cafeína deshidratará tu cuerpo y hará que te sientas aún más cansado. Bebe mucha agua durante el día.

  • Haz algo de ejercicio

Cinco o seis rondas de saludo al sol no te llevarán más de 5 minutos y te cargará las pilas para el resto del día. O una sesión de estiramientos o cualquier actividad física que te guste. Un poco de ejercicio al empezar la mañana liberará toxinas de tu cuerpo y una buena cantidad de endorfinas. Esto te ayudará a comenzar la semana con una sonrisa. Si es posible, también puedes ir al trabajo caminando y tomar tiempo para reconocer y apreciar las cosas que sí te gustan de tu trabajo. Comenzar la semana con una actitud de gratitud cambiará el panorama.

saludo-sol.lunes.post

  • Relaciónate

Cuando llegues al trabajo pasa unos minutos saludando a tus colegas. El experto en la “felicidad en el trabajo”, Alexander Kjerulf, quien ha trabajado con empresas como Microsoft, Lego o Ikea, dice:

“ Mas que los bonos, beneficios e incentivos, lo que nos hace felices en el trabajo son los resultados y las relaciones. Resultados se refiere a cuando sientes que eres bueno en tu trabajo, y más importante aún, que tu trabajo produce resultados significativos y puedes ver cómo ayudas a la gente. Por otro lado, Relaciones va sobre -pertenecer- al sitio de trabajo, es decir, sentir que tus compañeros de trabajo te simpatizan y que tú les simpatizas a ellos.”

Haz todo lo posible para no ser un quejumbroso. Del mismo modo, no escuches las quejas del lunes de otras personas, esto te evitará sobrecargarte de negatividad. Evita los temas potencialmente negativos o cambia la dirección de la conversación si lo primero te ha sido imposible.

  • Comienza con la tarea más dura

Si no lo hicieras de inmediato, lo cual a menudo nos cuesta mucho, entonces se posará sobre tu cabeza una nube negra que irá creciendo a medida que pasa el día. Temer, o sentirse abrumado por el trabajo es una de las mayores razones por las que se procrastina. Al realizar la tarea más difícil primero, el sol volverá a brillar sobre tu cabeza el resto del día y te permitirá enfocar el resto de tareas con más claridad.

  • Recuerda y celebra tus éxitos. Descansa

Cuando te sientas agobiado por algo que no sale como deseas o te bloquees, toma un descanso y piensa en las pequeñas victorias que tuviste en el trabajo en otros momentos. Esto te ayudará a generar impulso y fomentar una actitud positiva. Tomar descansos son oportunidades para relajarse y reflexionar y podría ser exactamente lo que necesitas.

Por otro lado, cada vez que algo te salga especialmente bien, celébralo a tu manera. Celebrarlo puede implicar tomar un merecido descanso o sencillamente sonreírte por dentro con afecto.

descanso.lunes.post


Los lunes no volverán a ser iguales. Confieso que es uno de mis días preferidos 🙂