Siendo que el Yoga es una disciplina que en sus orígenes sólo era practicada por hombres, existe la falsa y manida idea de que el yoga es una forma ligera de ejercicio físico. Por ello erróneamente se piensa que es más adecuado para mujeres que para hombres. Sin embargo, la práctica del yoga, demuestra que no sólo es eficaz para incrementar la flexibilidad, sino que también es eficaz para el aumento de la fuerza total, el fortalecimiento de las articulaciones y el desarrollo de los músculos  que trabajan con el peso natural del cuerpo.

Aquí van 8 razones por las que practicar yoga debería ser una parte muy valiosa de la rutina de ejercicios de cualquier hombre:

 

1. El yoga desarrolla los músculos proporcional y uniformemente

Los hombres tienden a trabajar el desarrollo de los músculos por partes concretas del cuerpo. Centrándose por ejemplo en los hombros,  bíceps o cuádriceps. El yoga construye los músculos de manera uniforme, no sólo aumentando su flexibilidad, sino también dando proporción al acondicionamiento general del cuerpo.

 

2. A mayor flexibilidad, menor posibilidad de lesionarse

Los movimientos controlados de yoga ofrecen la oportunidad de aprender a ejercitar con mayor seguridad y eficiencia partes del cuerpo que los hombres normalmente no utilizan. Como resultado los músculos aprenden a cooperar más armoniosamente.

El yoga trabaja el Tejido Yang, los músculos, es el tejido más cercano a la superficie. Este tejido es tibio, flexible, activo y de cambio dinámico. Cuando el tejido Yang se ejercita, se vuelve más fuerte.

El Yin yoga trabaja el Tejido Yin, los huesos y los tejidos conectivos que se encuentran a mayor profundidad, más cerca del núcleo. Este tejido es fresco, receptivo y de cambio lento. Esta modalidad de yoga, se enfoca en estirar y trabajar a nivel profundo los tejidos conectivos, fascias, ligamentos, tendones, articulaciones, el líquido sinovial y los canales de energía o meridianos que recorren estos tejidos. En este estilo pasivo de Hatha yoga, se trabaja con el mantenimiento durante 3-5 minutos de posturas de yoga de manera muy relajada. Realizando estos ejercicios de forma sostenida y sin movimiento,  se llega profundamente al tejido Yin, lo que favorece la estimulación del prana a través de dichos tejidos dotándolos de mayor flexibilidad. El nivel total de flexibilidad y movimiento corporal, lo da el estado del tejido Yin.

Es recomendable trabajar ambos tejidos para mantener el cuerpo sano, fuerte, flexible y con un rendimiento óptimo. El yang, para tonificar y fortalecer los músculos y el yin para flexibilizar nuestras articulaciones y el tejido conectivo de una forma adecuada, evitando con ello también las lesiones.

 

3. Mayor resistencia significa mejores entrenamientos

La práctica del yoga mejora la función respiratoria y cardiovascular, así como la construcción de la fuerza muscular. La resistencia, combinada con la flexibilidad mejorada proporcionada por el yoga, conduce a entrenamientos potencialmente mejores en otras disciplinas físicas, tales como correr, jugar al tenis o montar en bicicleta.

 

4. El yoga promueve la pérdida de peso y tonifica los músculos

La práctica del yoga disminuye los niveles de cortisol, la hormona del estrés que estimula la producción de glucosa y dispara la acumulación de grasa en el abdomen. Mediante el uso del peso corporal natural trabajando en ejercicios de resistencia, esta disciplina también ayuda a construir el músculo magro y a tonificar y definir los músculos.

 

5. Alivia el dolor crónico lumbar

Si trabajas sentado todo el día en un escritorio, tu espalda puede estar resintiéndose. Los músculos subutilizados pueden estar causando el problema. Por ejemplo, cuando los músculos de la cadera o los músculos isquiotibiales están presionados, los músculos de la parte inferior de la espalda pueden tratar de compensarlo, provocando dolor. El yoga no sólo alivia el dolor de espalda, sino que también ayuda con la fibromialgia, osteoporosis y otros tipos de dolor crónico.

 

6. Una mejor postura proporciona un impulso de confianza

El yoga puede ayudar a los hombres a verse más seguros, especialmente a medida que envejecen. Un mejor tono muscular general y una mayor flexibilidad ayudan a mejorar la postura. Y una mejor postura, significa mirar con más confianza. Largas horas sentado frente al ordenador, la timidez, la tristeza o la depresión, son factores que contribuyen a arquear la espalda, produciéndose el efecto “chepa”. El yoga incluye posiciones, que contrarrestan la mala postura y enseñan al cuerpo a mantener la espalda recta. Esta práctica también incluye muchos giros y flexiones que mantienen los discos intervertebrales flexibles, lo que contribuye también a mantenerse joven y a mejorar el equilibrio.

 

7. El yoga reduce el estrés y aumenta la claridad mental

En yoga se combinan posturas físicas con respiración controlada y técnicas de relajación que disminuyen la presión arterial y la frecuencia cardíaca, lo cual ayuda a modular la respuesta al estrés. Trabajar el sostenimiento de las posturas con una mente meditativa, favorece exponencialmente el equilibrio interior y la claridad mental.

 

8. Favorece el rendimiento sexual

Las técnicas de respiración y concentración del yoga también ayudan a canalizar mejor la energía sexual. Y qué duda cabe que una plena consciencia del momento combinada con una mayor resistencia y flexibilidad, pueden hacer la experiencia más intensa y enriquecedora.

 


Si todavía no has practicado nunca Yoga, puedes comenzar con unas rondas del Saludo al Sol 😉

ॐ ॐ ॐ

*Foto portada: ©Amy Goalen