Similitudes y combinación perfecta

A primera vista el yoga y el surf parecen actividades completamente diferentes. El surf requiere olas, una tabla de surf, un traje de neopreno si hace frío… En contraste, el yoga no requiere más que a ti mismo. Tal vez una esterilla, aunque se puede prescindir de ella y se puede hacer casi en cualquier lugar. Si se profundiza un poco más la mirada, el yoga y el surf comparten muchas similitudes y son una combinación perfecta.

Aspectos físicos

Por el lado físico tanto el yoga como el surf requieren fuerza, flexibilidad y equilibrio. El surf precisa de fuerza en brazos y hombros, abdominales y los músculos de las piernas y los pies. Igualmente el yoga involucra en su práctica todo el cuerpo y precisa de fuerza, tonificando el cuerpo.

Es indudable que el yoga mejora notablemente la flexibilidad. Una mayor flexibilidad en hombros, pecho, espalda y caderas optimizará los movimientos sobre la tabla de surf. Y una sesión de yoga restaurativo después de unas horas surfeando es un broche de oro.

El equilibrio es una habilidad necesaria tanto para el yoga como para el surf. Es una habilidad que se puede perfeccionar. El equilibrio está directamente influenciado por la fuerza y la flexibilidad. Por un lado cuando tu cuerpo es capaz de usar todos sus músculos correctamente, también es capaz de sostener por más tiempo el equilibrio físico. Por otro lado, a través del entrenamiento del equilibrio físico tu cerebro adquiere un control más fino a nivel mental.

Os dejo un artículo (en inglés) muy práctico que he encontrado en el que se detallan de forma clara y sencilla 5 posturas de yoga para surfers.

Aspectos mentales

Es nuestro estado mental lo que determina cómo manejamos los eventos en nuestra vida cotidiana. Si estás tratando de terminar un proyecto o conducir un coche, estar presente es un gran activo.

Estar en el océano no es diferente. El océano es impredecible y a veces peligroso, estar distraído puede salir caro. Tener la mente tranquila y enfocada bajo cualquier condición te ayudará a mantenerte a salvo en el agua y también a progresar más rápido. Tanto el yoga como el surf precisan de concentración. Cuanto más enfocado te encuentres en el instante, más fácil será deslizarse hacia ese estado de flujo enfocado que muchos atletas denominan como el pico de rendimiento y felicidad.

Las olas vienen y van al igual que nuestros pensamientos y emociones. Tanto en el surf como en el yoga vale la pena aceptar los desafíos día a día, cualesquiera que sean las condiciones.

yoga-surf-post

¿Qué hay del alma?

Son dos disciplinas que requieren una práctica regular y tener un profundo deseo de aprender. Durante los inicios de ambas prácticas se necesita tener una voluntad de hierro para sostener el entrenamiento en la ausencia de resultados tangibles. Recordemos que tanto en la esterilla como en la tabla, el progreso no se ve hasta varios meses después. Cuando llegan los resultados saben a victoria sin atajos, a superación personal. La sensación es muy valiosa. No se puede explicar con palabras la profunda experiencia que supone un estado de meditación, la realización de un asana en particular o la sensación de surfear sobre las olas. Estas experiencias resuenan más allá del intelecto.

En ambas disciplinas el reconocimiento y rendición hacia el Universo son claves. Se trata de soltar y estar completamente presente y libre de pensamientos. Esto es lo que define la paz interior y la felicidad que producen estas dos milenarias disciplinas.

ॐ ॐ ॐ